Aprendiendo a saltar

 

            El otro día, mientras esperaba a alguien, se acercó un padre con su hija a una parada de bus próxima al lugar en el que yo estaba. La niña tendría poco más de año y medio. Parecía ya dominar el maravilloso arte de “caminar”, es decir, que ya no se tambaleaba ni se caía fácilmente.  Pero estaba a punto de enfrentarse a una nueva prueba en su corta vida. 

            En el lugar donde estábamos había una acera que tenía un pequeño “escalón” de unos 3 cm. Muchos de nosotros ni siquiera lo notaríamos al dar unos pasos normales por ser tan poca cosa. Como digo, la gente que por allí pasaba no reparaba en este pequeño obstáculo. Pero nuestra protagonista, se empezó a fijar en él. Se acercó, lo miró, se agachó y entonces retrocedió. Tomó una larga distancia para iniciar su carrera hacia su obstáculo. Preparada; lista... YA! Salió corriendo pero a la hora de saltar (lo que para mi no se podía considerar un obstáculo) se frenó y se cayó al suelo.  El padre, ajeno a la gran prueba que estaba viviendo su hija, la ayudó a levantarse y siguió mirando el periódico mientras que el transporte no llegaba. 

            Pero la pequeña no cedió. Se acercó de nuevo a su objetivo y repitió los movimientos anteriores. Se agachó, lo tocó (como si lo estuviera midiendo) y se puso en pie con cara de preocupación. Se estaba dando cuenta de que ya sabía caminar pero aún no sabía saltar. Se alejó como la primera vez y en esta ocasión iba dando “saltitos”. (Me hizo muchísima gracia porque, era como si estuviera calentando).

            Emprendió su carrera y se fue hacia su objetivo con cara de la más concentrada atleta. 

            Yo estaba convencida de que era imposible tropezar ahí, por muy poco que saltara. 

            La pequeña corrió y elevó un pie por delante del otro pero no fue suficiente. Tropezó! Cómo podía tropezar! Yo no me lo podía creer. (Aunque esta vez no cayó, supo mantenerse en pie).

            Yo tenía ganas de animarla y decirle: “Venga, vamos, tú puedes, no te rindas ...” 

            La pequeña tenía un objetivo y cada vez estaba más cerca de conseguirlo. Al menos en esta ocasión contaba con que podría caer y fue más firme en su torpeza.

            Concentrada una vez más, retrocedió sin quitar ojo de su objetivo. Su carrera fue más firme y su cara era ya de “experta en saltos”. Levantó su pie y... Siiii, lo hizo! Lo saltó!  La niña empezó a correr de alegría, se agachó para mirar otra vez el escalón y no paraba de reír. Qué contenta estaba!


            Entonces comprendí que todos a lo largo de la vida nos enfrentamos a obstáculos de distintos tamaños. Algunos de ellos no son siquiera considerados una prueba para otros, pero si tú no lo puedes superar, para ti, si lo es. Tienes que hacerle frente las veces que haga falta, como la pequeña saltadora. 

            En ocasiones los que te rodean no reparan en que tú estás en plena prueba, y aunque lo vean con sus ojos, (como para ellos no es una dificultad) ni se fijan. 

             Pero, recuerda lo más importante; los ojos de Dios siempre te están mirando. Dios se goza en tu crecimiento y en tu superación. Pero para ver cómo te superas, en muchas ocasiones, tiene que dejarte solo/a delante de tu obstáculo para que madures. 

            Él cree en ti! Él te dice: “Venga, vamos, tú puedes, no te rindas ...”

Blog

DARSE PARA DIOS - NOEMÍ LOZANO

Estos días esl pastor nos ha hablado sobre el "Darse para Dios"  por completo. Una persona que se da para Dios es aquella que busca la santidad y la voluntad del Padre.  ¿Cómo puedo darme yo al Señor si no conozco la palabra? Cada uno debe hacerse esta pregunta y examinarse a sí mismo. En...
Leer más

5 Aniversario EliAntorcha

        Falimia EliAntorcha está de aniversario, 5 años ya!!!         Ya muchos de vosotros conocéis la historia de cómo empezó eliantorcha.com y como sabéis, comenzó siendo un proyecto local e interno sólo para la...
Leer más

Lamento de Jeremías - Por Lucía Vaamonde

Jeremías 20:7-13 Éste es uno de los pasajes de La Bilblia que más me gusta porque en estos versículos vemos la sinceridad de Jeremías. Aunque Jeremías estaba sufriendo, no se olvidaba de que Dios estaba con él "como poderoso gigante" y así como estaba con Jeremías está hoy con nosotros.  Cada...
Leer más

La misión del cristiano - Por Verónica da Silva

La gran Misión del Cristiano es llevar la buenas nueva de Salvación, es un cometido que todo aquel que es nacido de nuevo debe hacer. Para el Cristiano el evangelizar tiene que ser algo primordial en su vida no verlo como algo pesado si no motivo de alegría poder llevar y...
Leer más

Proyecto 365 - Mis 34

Como muchos sabréis mi vida está llena de retos y aventuras. Me gusta probarme a mi misma y proponerme cosas nuevas. Con motivo de mi 34 cumpleaños llegó un nuevo reto a mi vida. Hace tiempo que tenía ganas de hacer un 365. ¿Qué es un 365? Es un proyecto fotográfico que consiste en hacer 365...
Leer más

Ocho

"Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos." Mateo 18:20 Como sabéis empezamos una obra en Santiago de Compostela y de momento lo único que tenemos allí es un punto de misión. Todavía no hay iglesia, nuestro propósito allí es evangelizar todo lo que...
Leer más

¿Quién te fascinó?

¡Oh gálatas insensatos! ¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad...? Gálatas 3:1 Me levanto de mañana, en un día que pinta ser normal. Me ducho, desayuno y salgo de casa como cada día. Pero este día es distinto, este día aunque es real me parecerá un sueño. Pensaré en este día durante...
Leer más

Jesús y los niños - Por Sara Lozano

Hace unos días Dios puso en mi corazón el pedirle a mi sobrina más pequeña que participara con una colaboración para EliAntorcha. Sara sólo tiene 9 años pero los niños son capaces de reflexionar y de hacernos pensar. No quise limitarla en el tema que ella quisiera compartir y sólo le dije que...
Leer más

El amor y la amistad verdadera - Por Verónica Da Silva

        Cuando hablamos del Amor y la Amistad pensamos ¡A ya yo se que es la amistad y el amor¡ ¿ Pero realmente sabes amar?  Yo creía que sabia Amar pero realmente cuando Dios llego a mi vida me di cuenta de que no era cierto, ya que amar a una persona es mas que...
Leer más

Reflexiones - Por Florentina Arreola

Jesús nos llamó. Vino a ti y a mi súbitamente. Nos revelo quien es Él. Salimos de donde estábamos sin saber en ese momento lo que sería de nuestra vida. A medida que pasamos tiempo en sus enseñanzas y caminamos siguiéndolo obtenemos la seguridad de que Él si sabe lo que está haciendo en nuestro...
Leer más